91 622 21 42 info@mimucama.es

En Mimucama contamos con candidatos de muchas nacionalidades diferentes pero estamos orientados al personal doméstico filipino porque, en términos generales, reúne un gran número de cualidades que lo han convertido a lo largo del tiempo en el servicio doméstico preferido por los clientes más exigentes.

Sin menospreciar a los empleados de otras nacionalidades, donde también encontramos candidatos muy válidos, el servicio doméstico filipino es el que más nos solicitan nuestros clientes a la hora de poner en marcha un proceso de selección.

Entre las cualidades que solemos encontrar en los candidatos de origen filipino suelen estar las siguientes:

  1. Fidelidad a la familia para la que trabajan: sus historiales profesionales avalan, por lo general, la larga duración de los empleados en las familias. Son personas de carácter conservador, a las que gusta la estabilidad y no los cambios constantes de trabajo. Además, suelen ser personas muy agradecidas. Como suelen decir ellos mismos: “a un filipino dale el 100% y te devolverá el 200%”.
  1. Gran capacidad de trabajo: en consonancia con la filosofía asiática del trabajo bien hecho, que también es cierto que espera cierto reconocimiento de sus empleadores.
  1. Actitud cariñosa y paciente hacia los niños: las empleadas de origen filipino suelen decir que “los niños son suyos” mientras se encuentran al cuidado de ellos y actúan como auténticas madres a la hora de cuidar de ellos.
  1. Honestidad: cualidad que cobra especial importancia cuando se trata de empleados, como el caso del servicio doméstico, que viven dentro de nuestra casa y tienen acceso a nuestros enseres personales.
  1. Actitud respetuosa hacia sus empleadores: también muy característica de la filosofía oriental del trato al prójimo en general.
  1. Ausencia de conflictividad laboral: entendiendo como conflictividad laboral la tendencia a la resolución vía judicial de los problemas que puedan surgir en el desarrollo de la actividad.
  1. Ausencia de absentismo laboral: incluso en los casos en los que tienen hijos muy pequeños, las empleadas de origen filipino no recurren a excusas para no acudir a su puesto de trabajo, lo que resulta particularmente importante cuando, como suele ser habitual, dependemos de ellas para poder irnos a trabajar.
  1. Discreción: los empleados de origen filipino no suelen hacer notar demasiado su presencia, actuando de manera prudente, lo cual facilita la convivencia con ellos, sobre todo en los casos en los que pasan largas jornadas de trabajo entre nosotros. Este aspecto, sin duda, reduce notablemente el “efecto desgaste” que se da en todas las relaciones humanas.
  1. Iniciativa y alto grado de compromiso: se trata de empleados muy implicados en la realización de las tareas que tienen asignadas, que procuran hacer de manera óptima, mostrando un gran nivel de responsabilidad.
  1. Alta capacidad de adaptación: los trabajadores filipinos son emigrantes natos y desde los años ‘60 el número de trabajadores filipinos que sale a trabajar fuera de su país (principalmente a otros destinos de Asia, Oriente Medio y Europa) no ha dejado de crecer. Se trata, por tanto, de trabajadores muy acostumbrados a adaptarse a nuevas culturas y formas de vida, y también muestran una alta capacidad a la hora de aprender otros idiomas.
  1. Alto nivel de preparación académica: los asistentes domésticos filipinos poseen un nivel educativo más alto que la media. Como dato, más del 40% del personal filipino que trabaja en España, principalmente como empleados del hogar, cuentan con estudios universitarios de algún tipo.
  1. Habla inglesa: el inglés es lengua cooficial en Filipinas y la mayoría de sus habitantes la hablan con fluidez. Tener a una empleada del hogar filipina supone, en la mayoría de los casos, una oportunidad de practicar el inglés en casa para los mayores o incluso de aprenderlo para los más pequeños.

A esta docena de ventajas podríamos añadir una más para las familias españolas. Se trata de los grandes vínculos culturales que existen entre España y Filipinas fruto de más de 300 años de colonización española en Filipinas. Como curiosidad, se calcula que un tercio de las palabras del tagalo (principal lengua de Filipinas) tiene raíz española. Por este motivo los filipinos suelen mostrar gran facilidad a la hora de aprender el español, al menos de entenderlo, en un plazo de tiempo relativamente corto desde que llegan a España.

El servicio doméstico filipino es sinónimo de calidad y proporciona excelentes resultados en la inmensa mayoría de nuestros clientes.

Mimucama

91 622 21 42