91 622 21 42 info@mimucama.es

De todos es sabido que el inicio del nuevo curso escolar marca también el inicio de la temporada de contagios en los centros escolares, especialmente en las escuelas infantiles. Muchos padres temen la llegada de estas fechas porque implican contagios que hacen que los más pequeños a veces tengan que pasar varias semanas en casa malitos durante el primer trimestre hasta que alcanzan cierto grado de inmunización.

Incluso los educadores de las escuelas infantiles temen el arranque del curso y no son pocos los que toman medicación para incrementar sus defensas y prevenir en la medida de los posible ser víctimas de las inevitables epidemias.

¿Por qué se producen?

Los niños se limpian la nariz con las manos y se frotan los ojos, luego tocan a otros niños que a su vez se tocan los ojos o la boca o tocan juguetes que otros niños usarán a continuación. De esta forma, los virus se propagan de manera rápida entre los niños de más corta edad.

¿Qué podemos hacer para evitarlo?

Para evitar contagios, aparte del aislamiento o el uso de mascarillas, el único remedio que se ha inventado es la higiene. Es de suma importancia que los padres y los educadores enseñen al niño la necesidad de lavarse las manos siempre en las siguientes ocasiones:

 
  • Después de usar el cuarto de baño
 
  • Antes de cada comida
 
  • Después de jugar con animales domésticos
 
  • Después de jugar en el parque o en el recreo (suelen estar en contacto con el suelo, arena, etc.)
 
  • Después de jugar con otros niños con objetos que contengan agua (globos, etc)
 
  • Cuando llegan al cole
 
  • Cuando regresan del cole

También es muy importante que los padres y los educadores y asistentes de los centros de educación infantil de 0 a 3 años siempre se laven las manos antes y después de realizar los cambios de pañal a los niños, de ayudarles a ir al cuarto de baño o de ayudarles a limpiar su boca o su nariz.

Educar a los niños a cubrirse la cara cada vez que tosan o estornuden también contribuirá de manera importante a la prevención de los contagios.

Además, existen otra serie de medidas que ayudarán a los trabajadores de los centros a mantener una higiene adecuada a la prevención de contagios:

 
  • Desinfectar los juguetes, especialmente los que los bebés suelen llevarse a la boca
 
  • Desinfectar las áreas de cambio de pañales
 
  • Usar toallas de papel desechables para secar las manos de los niños después del lavado y evitar que los niños las compartan
 
  • Desinfectar el mobiliario de las aulas y los cuartos de baño durante su limpieza diaria

Aún así, en muchas ocasiones los contagios serán inevitables. Esperamos que el inicio de este curso os resulte lo más leve posible.

91 622 21 42